Dr. Córdoba Guzmán
Especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora

Una de las dudas más extendidas en el campo de la medicina estética es cuáles son las diferencias entre un tratamiento realizado con Botox y otro con ácido hialurónico.

Y, aunque lo cierto es que ambos se usan en tratamientos faciales, no actúan de la misma forma ni tienen los mismos efectos en nuestro rostro.

¿Quieres conocer para qué se utilizan estos procedimientos y, así, descubrir cuál es el más idóneo para ti? ¡Te lo contamos todo a continuación!

¿Qué es el Botox y qué efectos tendrá en mi rostro?

Su uso más popular es en la prevención y la mejora de las arrugas de expresión que se nos forman especialmente en el tercio superior del rostro, como las patas de gallo o el entrecejo.

Se trata de un tratamiento mediante pequeñas infiltraciones, sencillo y rápido, sin necesidad de aplicar anestesia de forma ambulante, con una duración de entre 15 y 30 minutos.

Sus efectos pueden durar entre 3 y 6 meses y una de sus grandes ventajas es que puede combinarse con otros tratamientos y se puede repetir, consiguiendo que cada vez tenga una mayor duración.

¿Tiene otros usos?

¡Por supuesto! El Botox se utiliza para tratar la hiperactividad muscular en zonas de la cara como la nariz o el labio, e incluso para los problemas de exceso de sudoración en lugares como las palmas de las manos o las axilas.

¿Qué es el ácido hialurónico y qué zonas puedo mejorar gracias a este?

El ácido hialurónico, se utiliza principalmente para recuperar el volumen perdido y mantener las estructuras faciales, algo esencial si lo que estamos buscando es el rejuvenecimiento facial.

¿Sabes por qué este material de relleno es el más utilizado en todo el mundo? Porque tiene una duración de hasta 24 meses y nos proporciona excelentes resultados.

Además, se trata de un tratamiento mínimamente invasivo y de casi inmediata recuperación, y su uso más extendido es para realzar o recuperar volúmenes en zonas como: labios, mejillas, pómulos, línea de la mandíbula, arrugas profundas…etc.

Por último, al igual que ocurre con el Botox, podemos repetir este procedimiento sin inconvenientes (y sin necesidad de anestesia ni de pasar por un quirófano), pudiendo combinarlo con otros materiales para conseguir un resultado óptimo.

¿Estás pensando en mimar tu rostro con alguno de estos tratamientos? ¡No dudes en contactar con un cirujano plástico especialista en este tipo de procedimientos y solicitar una consulta personalizada en Alicante!

No Comments
Leave a Reply

Dutch English French German Russian Spanish